Un mundo sin un logos

Publicamos este artículo inédito en español, perteneciente a un boletín científico del año de 1964. El eje bajo el cual transcurre el texto son la ciencia y la técnica, la primera, referida a la manera como el ser humano regula su contacto con la naturaleza y con la propia realidad en el momento en que esta pareciera que ya no le pertenece ni se debe a él (algo que viene excelente en la reflexión sobre la descomposición del pensamiento en nuestra época); la segunda, como el instrumento que tiene el hombre para deshacerse del yugo de la determinación que Kant trataría con brillante talante en su dicotomía necesidad-libertad. A partir de un modo de existencia que nace de las luchas entre clases, donde la oprimida continúa su depresión y languidez, la técnica no significa ya un bastión de la transformación cualitativa, es más bien, la manera de reforzar la vigilancia, la represión y la explotación contemporánea en “el mundo de la libertad”. Sugiero tener en cuenta la fecha de este texto, para que además se tenga consciencia de la anticipación realista que significa para nuestra época David P.

por: Herbert Marcuse1

Bulletin of the Atomic Scientists, Volume XX, Number 1, January 1964, Pp. 25-262

Cuando el nuevo método científico destruyó la idea de un universo organizado en relación a un fin último, esto invalidó al mismo tiempo un sistema social jerárquico en el cual los objetos y las aspiraciones del individuo eran predeterminadas por las causas finales. La nueva ciencia, “neutral” como lo fue, ignoró una organización de vida que privaba a la amplia mayoría de la humanidad de su libertad. En el curso de su esfuerzo para establecer la estructura física y matemática del universo, esta tuvo que rechazar además cualquier preocupación por el individuo concreto, el “cuerpo” perceptible. Un proceso tal de abstracción fue completamente validado por su resultado —un sistema lógico de proposiciones que rige el uso metódico y transformación de la naturaleza, con el objetivo de convertir este en un universo controlado por el poder humano.

Seguir leyendo “Un mundo sin un logos”

Anuncios