Notas al margen de la política turca (pre-referendo)

Ankara 14 de Abril de 2017

[…] porque cada príncipe que, como debía conocer la historia del Estado que habría de gobernar y por lo tanto se veía obligado a leer historias de sultanes que mataban a sus hermanos uno a uno, leyera en cualquier libro de historia cómo su antepasado Mehmet III, en cuanto se convirtió en sultán, ordenó ejecutar uno a uno a sus diecinueve hermanos, algunos niños de pecho, estaba condenado a volverse loco[…]” Orhan Pamuk, El libro negro.

Por: David Palacios

Para poder describir la situación política prevaleciente en un país del que se es totalmente ajeno, sea en el ámbito cultural, en el idioma, solo queda por opción referirse a esta de una forma marginal (más allá de la investigación que pueda realizarse en la lengua propia). No quiere decir esto que haya una imposibilidad declarada de definir los fenómenos políticos en lugares de los que no hacemos parte, quiere decir más bien que el carácter objetivado del que escribe y describe tiene una perspectiva original, que sintetiza el propio vivir separado de los valores oriundos, a la vez que observa escalando dentro de la “entropía” de la política y la vida cotidiana. En este escrito me referiré a la política turca antes del referendo, desde una perspectiva de observador en algún lugar de Ankara, más que para analizar la situación, para dar unas breves indicaciones sobre lo que puede significar lo que aquí se realiza, y cómo esto puede traducirse de manera crítica al lector en español y de los países de occidente.

Seguir leyendo “Notas al margen de la política turca (pre-referendo)”

¿Es posible el porno feminista?

Por Christian Castaño1

Una de las grandes discusiones sobre temas de género es aquella del rol de los medios de comunicación y, en general, de todos aquellos productos culturales —bien sean de la cultura popular o la “alta” cultura— en la reproducción de roles de género y del heteropatriarcado. Ya el año pasado hubo polémica por la presentación de la película “50 sombras de Grey” en la cual se sodomiza a una mujer bajo una trama erótica y romántica. Las brigadas antimperialistas salieron a repartir volantes protestando y denunciando el film, increpando a quienes asistían a verla en las salas de cine de estar haciendo algo “malo”, los mismos que pegan algunos stickers —los cuales vi en tableros de salones de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional— que invitaban a masturbarse usando la imaginación sin recurrir a la pornografía en tanto que reproducción de la violencia de género. Bajo un presupuesto tal, que parece evidente para cualquier usuario de portales pornográficos que por lo general muestran en sus videos a hombres dominantes y mujeres dominadas, atadas, forzadas y además complacientes, se puede llegar a condenar el porno y vanagloriar la masturbación “natural” (tal vez bajo el presupuesto de que la imaginación no es pública o que ésta al tomar distancia del producto pornográfico se purifica) o a exigir un cambio total en la orientación de la pornografía, a la reivindicación de la realización de un “buen” porno que ha sido denominado “feminista”. Pero ¿en qué consiste? ¿es esto realmente posible?.

Seguir leyendo “¿Es posible el porno feminista?”