Notas al margen de la política turca (pre-referendo)

Ankara 14 de Abril de 2017

[…] porque cada príncipe que, como debía conocer la historia del Estado que habría de gobernar y por lo tanto se veía obligado a leer historias de sultanes que mataban a sus hermanos uno a uno, leyera en cualquier libro de historia cómo su antepasado Mehmet III, en cuanto se convirtió en sultán, ordenó ejecutar uno a uno a sus diecinueve hermanos, algunos niños de pecho, estaba condenado a volverse loco[…]” Orhan Pamuk, El libro negro.

Por: David Palacios

Para poder describir la situación política prevaleciente en un país del que se es totalmente ajeno, sea en el ámbito cultural, en el idioma, solo queda por opción referirse a esta de una forma marginal (más allá de la investigación que pueda realizarse en la lengua propia). No quiere decir esto que haya una imposibilidad declarada de definir los fenómenos políticos en lugares de los que no hacemos parte, quiere decir más bien que el carácter objetivado del que escribe y describe tiene una perspectiva original, que sintetiza el propio vivir separado de los valores oriundos, a la vez que observa escalando dentro de la “entropía” de la política y la vida cotidiana. En este escrito me referiré a la política turca antes del referendo, desde una perspectiva de observador en algún lugar de Ankara, más que para analizar la situación, para dar unas breves indicaciones sobre lo que puede significar lo que aquí se realiza, y cómo esto puede traducirse de manera crítica al lector en español y de los países de occidente.

El referendo tiene como objetivo la transformación del sistema político (omitiendo ya en primera instancia las enmiendas que se han hecho y la tradición del estado de “emergencia” desde hace varios meses1), el paso de un sistema parlamentario en el papel, a uno totalmente presidencialista, con unos holgados poderes para cualquier régimen que se pretenda democrático. Los puntos principales son: la abolición del puesto de primer ministro; incremento del número de miembros en el parlamento, de 550 a 600 y la reducción de la edad en la cual se puede ser elegido (a 18 años); el parlamento podrá destituir al presidente (ahora solo las “legislaturas” podrían hacerlo); la abolición de las cortes militares; y otorgar poderes al presidente para nombrar a 4 de los 13 jueces de la corte suprema turca2.

1.png 
Erdoğan, Fuente: http://www.shoah.org.uk/2015/10/21/recep-tayyip-erdogan-terrorist-unleashed/

Pero no sería posible comprender esta modificación de la normativa turca sin los esfuerzos que se fraguan desde las cúspides por mover a la actual Turquía en aspectos que tienen alcance en escenarios nacionales e internacionales. Este último por ejemplo, ha sido una de las apuestas más ambiciosas que Turquía se ha hecho desde el derrumbe del Imperio Otomano: en medio de una bonanza económica que ha modificado la vida de millones de personas y que las ha puesto en la acomodación de la nueva “clase media”3, que les ha dado un “nivel de consumo” que era impensable en las pasadas décadas en un país que ponía presidente cada 2 años y cada tanto declara nuevos estados de emergencia, con estas premisas la península de Anatolia se prepara ahora para “influir” de manera más activa en la región. Con el incentivo del crecimiento junto a una estampida de empresarios en épocas de aparente “progreso”, junto al AKP (Partido de Justicia y Desarrollo) del cual el presidente Recep Tayyip Erdoğan es líder desde hace varios lustros, se plantea una estrategia política que se rasca con la doctrina imperial practicada esta vez por un país en “vías” de desarrollo.

Muy a pesar de la reciente negativa de la Unión Europea para discutir la pertenencia de Turquía a este organismo (cuestión que ya no trasnocha a Erdoğan), el cada vez más empequeñecido continente europeo mira con preocupación y cierta sumisión el binomio que Erdoğan más gusta en repetir: si no quieren a los sirios y a los millones de desplazados por la violencia imperial trasegando por las calles de París donde bien debieran ser recibidos, mejor deben estar en silencio mirando como éste se blinda y atribuye poder, incluso apareciendo como salvador, reteniendo a los sirios que sirven por estos días para toda clase de oportunismo político. De hecho el problema de los desplazados sirios en Turquía ha servido a los fines populistas una y otra vez, justificando toda clase de paranoias y medidas represivas, tanto como para mostrar resultados de un gobierno que tiene un control pulcro de la propaganda.

Se puede agregar, en las buenas nuevas relaciones Erdoğan ha ido logrando, que incluso el adalid de la “libertad económica y política” en los últimos respiros de la tierra, el señor Donald Trump dio ya el año pasado un visto bueno a Erdoğan alegando que no es necesaria ninguna crítica al restrictivo sistema político turco4, y por si fuera poco, Erdoğan mismo, insistente enemigo mortal de la conspiración FETÖ-Gülen-ABD(USA)-PKK ha dado ahora con un excelente colega en la casa blanca, y con bombos y platillos respalda los bombardeos a Siria5, eso sí, como un buen pretexto para ir moviendo tropas e ir apartando los nuevos predios de la familia Erdoğan en tierras que pertenecen y son defendidas por Kurdos.

El PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistan) y la alegada relación entre ellos con FETÖ-Gülen -Organización gulenista del terror- (esta denominación hace referencia al nombre por el cual en los medios se le conoce a los militares y burócratas responsables del último intento de golpe el 25 de Julio pasado, su líder es el señor Fethullah Gülen quien reside ahora en los Estados Unidos6) con una “sucursal en la casa blanca”, ha sido una movida bastante inteligente de la propaganda populista de Erdoğan con la cual ha podido tener materia prima para generar una constante paranoia en las ideas colectivas, visión que es transferida con presteza por medios y redes: los turcos son ahora, según el discurso dominante, el lugar hacia donde todos quieren atacar (quizá los árabes sean los únicos con los cuales Erdoğan siempre ha mantenido las “buenas maneras”) y por lo cual la defensa y la vigilancia estatal es deseable y necesaria. Parte además de estos nuevos fenómenos de paranoia es la militarización de la policía, que fue la que respondió correctamente al chapoteo protestón de Erdoğan cuando amagaba despedirse de la sequía angorense en algún jet camino a Berlín.

Los atentados “terroristas” del PKK en donde han sido asesinados algunos policías generan confusión y gran eco mediático para hacer con esta materia una campaña eficaz para aportar al Sí del venidero 16 de Abril. Apoya al “evet” (sí en turco) también el impulso inigualable en la construcción de decenas de nuevos templos que con naturalidad son usados para un proselitismo intenso y recuerdan con felicidad la política latinoamericana de las iglesias cristianas: nuevos templos, nuevos votantes7 y amenazas a quienes se resistan, con argumentos como “Tengo las escrituras del cielo, diciendo “no” [al referendo] no podrás entrar allí”8. Este nuevo fenómeno, totalmente inabarcable en la temática de estos apuntes, es muy interesante porque pone nuevamente en discusiones contemporáneas el tema de la relación entre religión y Estado, que en Turquía es más que clara, aceptada e impulsada. También es cierto que, con islam o sin él, con Unión Europea o sin ella, el modelo islámico-neoliberal no se pone en cuestión, y si se le ata con el apego descarado al poder, todo resulta siendo una gran dosis de status quo en el horizonte próximo para la pujante Turquía.

La relativa autonomía de Turquía en la manera como ha llevado el conflicto con el PKK en la zona norte de Siria (controlada por militares turcos) ha sido un arma de doble filo en el escritorio de Obama y ahora Trump: por un lado, tratando de ser manipulada de manera “pacífica” teniendo en cuenta las consentidas incursiones de los Estados Unidos en el mediterráneo y los intereses económicos sucios (sobretodo el petróleo controlado por militantes extremistas islámicos) de los cuales todos sacan provecho, cuestión denunciada por el propio portal wikileaks9;por otro lado, es vista como un obstáculo por la dirección sui generis que Erdoğan sigue marcando para la política exterior basada en el nacionalismo que respira de la nostalgia otomana. Los Estados Unidos, Europa y Rusia ven en Ankara una espina de la cual no podrán librarse y probablemente con la que deberán compartir los restos del botín dividido en Palmira, Aleppo, Damasco, Raqqa y Mosul.

La visión que Erdoğan y su grupo político y económico se empeñan en regar por este país tiene además una construcción también muy casuística que supone entre otras cosas las pugnas que se han realizado dentro del propio AKP y la clase dominante turca: Gülen (quien fuera un aguerrido defensor del AKP y su actual líder) como un representante del islamismo moderado no ha coincidido con los proyectos de Erdoğan , ha optado por organizar (con terror o sin él, con las garras que le pintan en los noticiarios de la noche o sin ellas) una intentona de toma del poder, quedando todo esto en una gran purga de la clase dominante para quienes no buscan hacer parte del proyecto del AKP y sus cabezas. Aquí también se va tejiendo ya una de las relaciones más evidentes entre el referendo y las movidas estratégicas de Erdoğan: si consigue hacer pasar a los militares por justicias no privilegiadas ni exclusivas y si se les puede condenar por los medios que más cerca tiene, tendrá una cohorte sumisa, apoyado sobre todo en la nueva tarea militar de la policía.

Es un recetario sencillo: con 600 representantes puede lograr más espacio prometido en campaña para los más cercanos a la familia (alegando, nuevamente, una representación más amplia proveniente de un pobre populismo), amplía el rango de edad para crear nuevos entusiasmos en los jóvenes que con falsa ilusión abordan la política turca desde el nacionalismo; en caso de no estar presente en el cargo, el señor Erdoğan ha labrado un seguro anti-CHP (partido “liberal-moderno” fundado por Atatürk) o antizquierdas, que consiste en la destitución procesada en el parlamento que aún le muestra pleitesía al pretendido sultán (ahora mismo posee mas de 320 de 550 representantes a su favor). Es un reordenamiento del Estado para lograr la más brillante y pulida silla real que pueda estar asegurada en cualquier otro país, con un puesto de varios lustros para la misma estirpe que posee las cadenas más grandes de centros comerciales en Estambul, el palacio del más ostentoso lujo con 1100 cuartos que solo ocupan algunos negociantes regordetes10 y negocios turbios de tráfico de crudo en el mediterráneo11.

2.png 
Latuff, 2015, Erdoganistan. https://latuffcartoons.wordpress.com/ [Este sitio web está censurado en Turquía]

El gobierno de Erdoğan ofrece con gusto un repertorio integral para sostener el poder que ha logrado, llegando hasta el internet y los medios de comunicación. TRT, CNN Türk A haber, que son algunas de las cadenas más populares en la televisión turca se muestran en total consonancia con la política nacional, la apoyan y respaldan sin falta. Algunos activistas han denunciado por medio de The Guardian que las horas de cubrimiento de campaña son exorbitantemente desiguales, donde el “sí” supera 485 horas en la televisión nacional (sin contar la intensidad de la publicidad en vallas, carteles, anuncios de radio, internet, etc.) contra solo 45 del “no”12 (en mi experiencia: he llegado a ver tan solo 2 comerciales por el “no”, del partido de oposición más grande CHP, y más de 40 anuncios por el “sí”, y al menos 30 vallas publicitarias en Ankara). Por lo visto la democracia de aquel que se opone al “fascismo” y llama nazis a holandeses y alemanes, es bastante ejemplar.

3.png 
Así luce la censura.

 

La censura y la arbitrariedad es una de las más comunes estrategias del actual presidente turco, especialmente cuando maneja toda la infraestructura de las telecomunicaciones (posee el filtro total sobre el internet en Anatolia por medio de Türktelekom) y cada vez que se siente amenazado por olas de rumores y personas pidiendo aclaración por hechos, suspende redes por días enteros, censura sitios (pastebin, wikileaks, alguna vez youtube, alguna vez twitter) mientras en todas las transmisiones gloriosas de las campañas su títere y primer ministro hace alardes de la fortaleza de la democracia y que su cargo nunca jamás volverá a existir porque esa será la nueva homeostasis institucional.

¿Qué nos queda?¿Cuál es la respuesta de los movimientos populares? Por ahora, ninguna digna de la fuerza con la cual el candidato a sultán pretende ser ratificado, ninguna además lo suficientemente fuerte para hacer frente al estado de emergencia que ha dado hasta para detener a todos los representantes del HDP en el parlamento13 (el partido de izquierda, pro-paz, cercano a las poblaciones kurdas) en una purga masiva de jueces, policías, periodistas y hasta profesores universitarios14. El suceso político más importante e inmediatamente anterior al actual referendo es el de las protestas de Taksim en Estambul, probablemente la plaza más central e importante de esta ciudad, que por capricho del arrogante urbanizador Erdoğan se propuso convertirla en un plano y simple centro comercial, algo que le valió a nuestro presidente un buen golpe de opinión desfavorable, y que no se ha olvidado aún en aquellos que darán un rotundo NO.

Las mujeres, apareciendo en la escena política con la pasada marcha del día internacional de la mujer trabajadora, son quizá las únicas que se han atrevido a tomar la calle en estos días de oscura supervivencia en Turquía. Quizá sean ellas también, animadas por el maltrato al que las ha sometido esta cultura machista y retrograda (auspiciada por el gobierno y el parlamento) quienes tomen nuevamente las riendas de lo que parece por ahora estar yéndose al caño de la tiranía. Hemos visto como en cada uno de los aspectos políticos de la vida turca Erdoğan ataca con el mayor arsenal de estrategia política a su favor, incluso pecando en extremos que le pueden valer la corona que hasta ahora ha tenido éxito al lucir.

Con respecto a las consecuencias de cada una de las opciones en el referendo, para el “no”, quizá sea posible ver un renacimiento de las opciones que realmente representen los intereses populares, enfocándose ya no en la construcción de mezquitas o la formación de aparatos ideológicos que enfrentan a los más desposeídos, sino en el camino de entender y solucionar los más inmediatos problemas (como el desplazamiento, el gran porcentaje de pobreza que aún se mantiene, las consecuencias de las purgas y las personas desempleadas) que pueden reducirse gracias al increíble potencial que tiene este país, pero sin la dirección de políticos con egolatrías ya muy pronunciadas.

Por su parte, el “sí” tendrá evidentemente nefastas consecuencias, y vendrá acompañado de la segunda y definitiva purga que desea hacer el burócrata al mando, resultando todo nuevamente en el castigo que se autoinflingirán los sectores más marginados captados por los espejismos absurdos del nacionalismo turco, que se difunden cada día en la televisión y las redes, y que no permiten el análisis real de las contradicciones sociales (esperemos que esto no suceda). Veremos pues si la racha que ha acompañado a Erdoğan en la última década es un simple descache de la historia turca, o una real determinación que podrá desencadenar nuevas violencias en un mundo donde la guerra alimenta estómagos de poderosos y mata humildes sin reparo.


1 Portal El Mundo, HURTADO, Miquel, El sueño de Erdogan está a un referéndum de ser realidad (21/01/2017), consultado el 13 de Abril de 2017 en: http://www.elmundo.es/internacional/2017/01/21/5882ba52e5fdead2048b463e.html

2 The Guardian, SHAHEEN, Karem, Turkish referendum: all you need to know (Monday 10 April 2017 ), consultado el 13 de Abril de 2017 en: https://www.theguardian.com/world/2017/apr/10/turkish-referendum-all-you-need-to-know

3 The Economist, Erdoganomics (Feb 6th 2016), consultado el 13 de Abril de 2017 en: http://www.economist.com/news/special-report/21689874-turkey-performing-well-below-its-potential-erdoganomics

4 The Washington Post, THAROOR, Ishaan, Trump says U.S. shouldn’t criticize Turkey’s Erdogan over post-coup purge (July 21, 2016), consultado el 13 de Abril de 2017 en: https://www.washingtonpost.com/news/worldviews/wp/2016/07/21/donald-trump-says-u-s-shouldnt-criticize-turkeys-erdogan-over-post-coup-purge/

5 Reuters, Turkey’s Erdogan says U.S. attack in Syria ‘positive’ but not enough (Fri Apr 7, 2017), consultado el 13 de Abril de 2017 en: http://www.reuters.com/article/us-mideast-crisis-syria-erdogan-idUSKBN1791X2

6 The Washington Post, STRAUSS, Valerie, Fethullah Gulen: The Islamic scholar Turkey blames for the failed coup (July 16, 2016), consultado el 13 de Abril de 2017 en: https://www.washingtonpost.com/news/answer-sheet/wp/2016/07/16/fethullah-gulen-the-islamic-scholar-turkey-blames-for-failed-coup/

7 Al-Monitor, TREMBLAY, Pinar, How Erdogan uses Turkey’s mosques to push ‘yes’ vote (April 12, 2017 ), consultado el 13 de Abril de 2017 en: http://www.al-monitor.com/pulse/originals/2017/04/turkey-erdogan-uses-mosques-to-win-referendum.html

8 Habersom, Erdoğan: Cennetin tapusu bende, “hayır” diyenler cennete giremez! (06/04/2017), consultado el 13 de Abril de 2017 en: http://www.habersom.com/erdogan-cennetin-tapusu-bende-hayir-diyenler-cennete-giremez/

9 El salmon contracorriente, WikiLeaks revela las relaciones de Erdoğan y el petróleo de ISIS (13 de enero de 2017), consultado el 13 de Abril de 2017 en: http://www.elsalmoncontracorriente.es/?WikiLeaks-revela-las-relaciones-de

10 Metro, MILLS, Jen, Inside Erdogan’s palace: The £500 million mansion Turkey’s president calls home (Tuesday 19 Jul 2016), consultado el 13 de Abril de 2017 en: http://metro.co.uk/2016/07/19/inside-erdogans-palace-the-500-million-mansion-turkeys-president-calls-home-6015161/


11
Óp. Cit. El Salmon Contracorriente.

12 The Guardian, MAYNARD, Phil, Is Turkey on the road to autocracy? – video explainer (Recurso de video) (Thursday 13 April 2017), consultado el 13 de Abril de 2017 en: https://www.theguardian.com/world/video/2017/apr/13/turkey-referendum-on-the-road-to-autocracy-video-explainer


13 Los Angeles Times, FAROOQ, Umar, As Erdogan consolidates power in Turkey, the Kurdish opposition faces crackdown (March 8, 2017), consultado el 13 de Abril de 2017 en: http://www.latimes.com/world/middleeast/la-fg-turkey-kurds-20170306-story.html

14 The Globe and Mail, MACKINNON, Mark, Erdogan’s purge (Jan. 05, 2017), consultado el 13 de Abril de 2017 en: http://www.theglobeandmail.com/news/world/erdogans-purge-50000-ousted-arrested-or-suspended-inturkey/article30987001/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s